Todo un clásico baezano.