Baeza al igual que Úbeda cuenta también con una plaza en la que se recogen los principales edificios de interés de la ciudad. Por ello, lo primero que tienes qué hacer cuando llegues a Baeza es ir a la Plaza de Santa María. Ésta te sorprenderá por su belleza y por la impresionante fuente de piedra que toma protagonismo en el centro de la plaza. Ésta y otras razones, fueron las que determinaron que dicha zona fuese declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2003.

La Catedral, las Casas Consistoriales Altas (antigua sede del concejo de la ciudad) y el Seminario Conciliar (actual Sede de la Universidad Internacional de Andalucía), son algunos de los edificios con los que te encontrarás a tu paso por la plaza. Desgraciadamente, las Casas Consistoriales Altas, el edificio anexo a la Catedral, no se puede visitar su interior, por ello, merece la pena que te fijes al menos en su fachada, una de las de más "solera" de toda Baeza.

La fuente, que toma el nombre de la plaza, se construyó en 1564 como monumento para conmemorar la llegada del agua a la ciudad. Como observarás, no es una fuente convencional, ya que en ella se levanta un arco con frontón que se sustenta sobre columnas clásicas. Destacan los escudos municipal y de la Corona. Asimismo, tiene un aspecto utilitario, con el fin de abastecer a la población que vivía en dicho lugar. Aunque la fuente ha sido restaurada en varias ocasiones, el paso del tiempo no ha impedido que ésta se vaya deteriorando paulatinamente.