Muy próximo al Palacio Vázquez de Molina, se encuentra el palacio renacentista Vela de los Cobos. Aunque es una propiedad privada regentada por la familia Sabater desde 1873, puedes visitarla concertando cita previa.

Merece la pena que veas este edificio porque es un palacio del siglo XVI que se conserva en perfecto estado, no sólo por su parte arquitectónica, sino también por la mobiliaria, la escultórica o la pictórica. Además, alberga una importante biblioteca y un archivo histórico, así como colecciones de porcelanas, cerámicas, ropa antigua y numismática.

Ésta es otra obra maestra de Andrés de Vandelvira, que se mandó a construir a mediados del siglo XVI por el regidor Francisco Vela de los Cobos. La ejecución material corrió a cargo del cantero Jorge Leal.

Sin duda, te sorprenderá su fachada, en la que podrás observar, en un primer nivel, una puerta adintalada entre columnas corintias, sobre la cual se dibujan dos esculturas de guerreros que sujetan la heráldica del promotor Francisco Vela de los Cobos. En el segundo nivel, se ubican balcones con columnas que están rematados con un entablamento y frontón, y decorados con barandas de hierro forjado. Y en la zona más alta, se ubica una galería de columnas sustentada por pilastras.

Al entrar al palacio encontrarás un patio central cubierto. A su alrededor, se levantan las demás dependencias de la casa. Destaca la escalera principal y el gran salón, además del comedor, el antecomedor, el despacho, el gabinete y el dormitorio isabelino. No te puedes perder el farol en forma de águila que se encuentra en una de sus salas, ya que sólo existen otros dos en Úbeda (en el Palacio del Deán Ortega y en el Hotel-Palacio del Marqués de la Rambla).

Declarado Monumento Nacional en 1955.

Precio de la entrada

Sin determinar.