Tradición –en cuanto a seguir la estela familiar de varias generaciones de forjadores y en la calidad de sus piezas– y modernidad –con el fin de adaptarse a los nuevos tiempos y exigencias del mercado– combinan a la perfección en este taller artesanal.

Rejas, lámparas, cancelas, faroles, bancos y maceteros, así como esculturas y retratos, constituyen lo más destacable de su producción.