Justo enfrente del Palacio Juan Vázquez de Molina encontrarás la grandiosa Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares, uno de los mejores ejemplos de cómo la historia, el paso del tiempo y la evolución arquitectónica ha ido cambiando su aspecto. Y es que en ella, se han encontrado restos de la Edad del Bronce, un templo romano dedicado a la diosa Diana y una mezquita musulmana. Sin embargo, tras la conquista de Úbeda por parte del rey cristiano Fernando III el Santo (1233), la mezquita fue convertida en Iglesia Mayor.

Adosada a la Muralla musulmana, en su portada –construida en 1510 y finalizada en 1645 por Pedro de Vera– debes fijarte en la interesante mezcla de rasgos medievales y clasicistas, y en las dos espadañas de gran tamaño que cuentan con tres campanas cada una, así como en la puerta lateral conocida como La Consolada, obra de Pedro de Cabo con imágenes de Luis de Zayas, de estilo renacentista.  

Para adentrarse a su interior, lo tendrás que hacer a través de un hermosísimo claustro de arcos góticos y de bóveda de tracería sostenidos por columnas de piedra. Ya dentro, observarás una iglesia de estilo gótico-mudéjar de cinco naves sobre columnas cuadradas, a la que se abren capillas góticas con rejas del artista Maestro Bartolomé. Sus techos están formados por una bóveda de cañón realizada en el siglo XVII y decorada con los escudos de los primeros obispos de Jaén y de Diego de los Cobos.

Con motivo de la inclinación de los pilares, el templo fue cerrado en 1983 para su restauración. Tras 28 años de obras, debido a diversas corrientes arquitectónicas, el edificio ha visto modificada enormemente su fisonomía original y ha perdido buena cantidad de bienes muebles que se han llevado a otros templos y a varios museos.

La actual apariencia del templo, como observarás, se caracteriza por la techumbre de madera y por la eliminación del yeso dejando la piedra original de las paredes y de las capillas laterales. Asimismo, se ha solado con mármol y suelos cerámicos, y además, se han limpiado las portadas.

Si visitas las capillas laterales podrás ver también imágenes de algunas Cofradías, ya que tienen expuestos sus imágenes y pasos procesionales. Entre ellas, se encuentran la de Nuestra Señora de Gracia, la de Nuestro Padre Jesús de la Caída, la de Nuestro Padre Jesús Nazareno, el Santo Entierro de Cristo y Santo Sepulcro o la Virgen de Guadalupe, patrona de Úbeda, cuya imagen se encuentra en el templo durante los meses de mayo y septiembre.

La Colegiata de Santa María de los Reales Alcázares fue declarada Monumento Nacional en 1926 y es parte del conjunto Patrimonio de la Humanidad declarado en 2003. Es la iglesia principal de Úbeda y la tercera de la diócesis de Jaén.

Precio de la entrada

El precio para los adultos es de 4 euros (incluye audioguía), para los pensionistas y jubilados de 2,5 euros y para los niños 1,5 euros. La entrada de grupos (mínimo 20 personas) es de 2,5 euros por persona. Sin embargo, el acceso a la capilla de la Virgen de Guadalupe durante su estancia, meses de mayo y septiembre, es gratuito, ya que dispone de una puerta lateral por la que se podrá acceder desde el claustro.