Debido al carácter intelectual y erudito de los baezanos decidieron crear su propia Universidad a finales del siglo XVI, mucho antes que la de Jaén o la de Úbeda. El edificio que la albergaba, conocido hoy como la Antigua Universidad, es otro de los grandes edificios de la arquitectura civil que te puedes encontrar a tu paso por Baeza.

El edificio, uno de los pocos de estilo manierista que hay en la ciudad, fue fundado por el capellán Rodrigo López, familiar del Papa Paulo III, en el solar de la capilla de San León que fue cedido por el Concejo en 1571.

En primer lugar, se creó un colegio de primeras letras bajo la advocación de la Santísima Trinidad. Sin embargo, con la llegada de Juan de Ávila en 1540 se introducirán nuevas enseñanzas como Humanidades, grados de Bachiller y licenciatura y doctorado en Artes y Teología.

La primera graduación de alumnos se produjo en 1549, los cuales se convirtieron en profesores de la futura Universidad. El esfuerzo y buen hacer de éstos convierte durante años a la Universidad baezana en la mejor de Andalucía. Sin embargo, debido al carácter parroquial de la Universidad, se dio un fenómeno de exaltación entre los alumnos que se conoció como "los alumbrados", lo que provocó la intervención del Tribunal de la Inquisición, algo que acabó con la encarcelación de los profesores más destacados.

En 1565 se crearon nuevas cátedras de Retórica, Gramática, Griego, Filosofía y Teología escolástica. Con la llegada de Pedro Fernández de Córdoba a la dirección decide encumbrar la institución a otro nivel, por ello, proyecta una ampliación que concluyó con la construyó de la iglesia de San Juan Evangelista.

La Universidad perduró hasta 1824. Sin embargo, las clases de primera enseñanza continuaron junto con las de Latín, luego se creó un Colegio de Humanidades, después un Instituto –en donde dio clases Antonio Machado–, y en la actualidad es un Instituto de Enseñanza de Secundaria.

En cuanto a su arquitectura, observarás que responde a la tipología propia de los palacios renacentistas, en donde toma protagonismo un patio con doble arcada y una escalera cubierta con cúpula con casetones. En el patio se encuentra el Paraninfo o Salón de Actos. Hay que destacar también la capilla de San Juan Evangelista, de una sola nave con bóveda de medio cañón, y la torre, que se eleva con planta cuadrada hasta el nivel del tejado.

Su exterior es de piedra de sillería con decoración barroca y cuenta con arcos de medio punto.

Precio de la entrada

La entrada es gratuita.