gachasopt

La comida es otro de los elementos que definen la cultura de Úbeda y Baeza, y es que sin duda ésta, viene marcada por su entorno e historia.

Tanto en Úbeda como en Baeza abundan los platos de origen romano, en donde se utilizan productos derivados de la harina de trigo. Asimismo, otras culturas como la judía o la árabe también han dejado su huella en su gastronomía.

Además, al ser dos ciudades que cuentan con inviernos muy fríos hay muchos guisos y comidas con alto contenido calórico. Asimismo, muchos platos se cocinan con motivo de una festividad o una época del año determinada. Eso sí, siempre utilizando los productos típicos de la zona.

Comer en Úbeda y Baeza

En líneas generales comer en Úbeda y Baeza es barato, sobre todo, si decides salir a tapear o a “ligar” (así se le conoce de forma popular), ya que con un par de bebidas puedes comer medianamente bien. No obstante, si te decantas por tomar raciones o menú, éstos no suelen ser muy caros.

Comprar comida en Úbeda y Baeza

No obstante, si decides hacer la comida, tienes qué saber que comprarla no te resultará muy caro. Puedes hacerlo en supermercados o en tiendas de comestibles, además, tanto en Úbeda como en Baeza, cuentan con un Mercado de Abastos que ofrece todo tipo de productos frescos: carne, pescado, fruta, hortalizas, legumbres, etc. a precios muy asequibles. Asimismo, hay varios huertos privados donde se pueden comprar hortalizas, pero este servicio se da sólo entre los habitantes del pueblo.

El aceite

tostadaEl producto estrella de la zona es el aceite de oliva y su sucedáneo, la aceituna de mesa, que puede ser de verdeo, negra o de cornezuelo. Ésta se machaca y se prepara con productos tradicionales como la sal gorda, el laurel, el ajo o el tomillo. Para su conservación se le añade agua y se mete en una “orza” (recipiente de barro). También destacan los productos de la huerta, los cereales, las legumbres, el bacalao, la caza menor, las aves de corral, el cerdo, el conejo y los vinos locales.

En ambas ciudades, el día se suele comenzar con una buena tostada de aceite, ajo, tomate y sal. La comida se hará dependiendo de la temperatura que haga y ésta será especial si coincide con alguna festividad.

Fiestas y gastronomía

Navidad. A parte de los polvorones, mantecados y turrones típicos navideños, así como el roscón de reyes, se suelen hacer otro tipo de dulces como los borrachuelos (pastel hecho a base de masa y azúcar).  

Semana Santa. Durante esta festividad es muy común tomar productos típicos de la zona como las habas verdes crudas que se acompañan con ochíos (pan de aceite con sal y pimentón), torrijas (rebanada de pan frita en leche con azúcar), bacalao con tomate, hornazo (pan de aceite con un huevo cocido), tortas de “masaceite” (pan de aceite y matalahúva), etc.  

Verano. A lo largo de esta estación apetece tomar productos ligeros y refrescantes como el gazpacho (sopa fría hecha a base de agua, pan, aceite de oliva, vinagre, tomate, pimiento, pepino, cebolla y ajo), la pipirrana (ensalada de tomate, cebolla, pimiento verde, pepino, orégano, aceite, vinagre y sal), la sangría (vino con gaseosa y melocotón), ensalada de pimientos rojos asados o de naranjas con aceite y cebolleta (un sucedáneo de la cebolla), así como caracoles. 

guisoInvierno. Guisado de garbanzos con acelgas o de habas con berenjenas, migas de pan con chorizo y bacon, garbanzos mareados o morrococo (tras hacer el potaje de garbanzos, éstos se sirven solos y se mezclan con aceite), garbanzos con espinacas, papajotes (pan frito en leche con azúcar), etc.

El Día de Todos los Santos (1 de noviembre). Es tradicional comprar algunos dulces típicos como los buñuelos de viento (pastel que puede estar relleno de crema, nata, chocolate, etc.), gachas dulces con picatostes de pan (hechas a base de leche, harina, azúcar y matalahúva) y huesos de santo (mazapán relleno de yema).

ochiosDurante todo el año. Lomo de orza (lomo frío que se consera en una orza de aceite), paté de aceituna o de perdiz, empanadillas con morcilla, morcilla en caldera (no en tripa), picadillo habasconochiosde cerdo, chorizo en aceite, etc. Y sobre todo, ochíos que se pueden combinar tanto con productos salados como morcilla, habas, chorizo, queso, chope, etc. tanto con dulces como chocolate.

 

Sin embargo, tanto Úbeda como Baeza cuentan con platos típicos que caracterizan a cada lugar.

En Úbeda

andrajosAndrajos. Guiso de tortas de harina con un sofrito de tomate, cebolla, ajo y pimiento rojo, a veces se le suele añadir bacalao y conejo.

Ollo de pan y aceite, con sal o azúcar. A un trozo de pan se le quita la miga y se le añade aceite de oliva, que se puede mezclar con sal o azúcar.

Perdiz en escabeche. Se cuecen las perdices con un sofrito a base de aceite, vinagre, ajos, cebolla, laurel, pimienta, tomillo, romero y sal.

En Baeza

virolos– Virolos. Dulce de hojaldre. Bacalao a la baezana. Guiso hecho a base de un sofrito de cebolla y tomate, acompañados con pimientos rojos asados y guisantes cocidos. Durante su elaboración se le añade pimentón dulce y piñones.

– Cazuela con habas y garbanzos cocidos. Guiso de habas verdes con garbanzos hechos en una cazuela de barro

Bacalao con fritada

– Bacalao a la baezana. Guiso hecho a base de un sofrito de cebolla y tomate, acompañados con pimientos rojos asados y guisantes cocidos. Durante su elaboración se le añade pimentón dulce y piñones.
 

 

Compartir en redes Sociales!